En su primera experiencia en una competencia de larga duración y de una exigencia máxima y en la que es también su primera incursión fuera de Argentina, el arrecifeño cumplió una más que aceptable actuación en una carrera histórica y de larguísima tradición dentro de este deporte.
El Titán, al mando del Cadillac número 50 del equipo de Ricardo Juncos, que compartió con Rene Binder, Will Owen y Kyle Kaiser, en el puesto 30 de la general y octavo en su clase. “Esto es mucho más extremo de lo que uno se puede imaginar, pero lo importante es que aprendí mucho, fue una gran experiencia y aprendizaje. Cuando estuve arriba anduve muy rápido. Los tiempos fueron buenos y eso me deja contento”, declaró Agustín quién también explicó los problemas que tuvo con su butaca y los dolores de espalda que lo obligaron a detenerse: Estoy bien, el único problema que tuve fue que quedé duro de la espalda en un momento después de mi tercer turno y sufrí mucho el dolor. El hecho de no tener la butaca hecha y amoldada a mi cuerpo, porque no pude viajar en su momento a hacerme la butaca, me pasó factura. Ya estaba recuperado, me pasé cremas y demás y estaba listo para hacer la última parte, pero todo cambió con la lluvia. Se paró la carrera y se terminó. Gran trabajo de mis compañeros que pudieron sobrevivir al momento de la madrugada, cuando se largó a llover y se pudieron terminar ¨Las 24¨”.
En el futuro de Canapino está el inicio de la temporada del Turismo Carretera en Viedma y en el plano internacional esperar una nueva oportunidad aunque entiende que no depende sólo de él.

Responder

  • (no será publicado)