El municipio que dirige Javier Martínez pidió expresamente el apartamiento del juez Villafuerte Ruzo y que la causa pase a la justicia provincial. La jugada se da en momentos donde la investigación intenta establecer la calidad del agua en todo Pergamino y ya no solo de barrios aislados.

Acorralado por una investigación que día a día muestra la mala calidad del agua en todo Pergamino, el intendente Javier Martínez (Juntos Por el Cambio) pidió que la causa pase a la justicia provincial y deje de estar en manos del Juzgado federal de San Nicolás.

Hasta ahora, el juez Carlos Villafuerte Ruzo había concluido con un estudio que demostró que el agua recolectada de tres barrios de las afueras de Pergamino, estaba contaminada con 18 tipos diferentes de agroquímicos. Muchos de ellos, altamente potencialmente mortales para la salud humana.

La maniobra que intenta el municipio busca sacarle el expediente a la justicia federal y entregárselo a la justicia ordinaria, pese a que el caso Pergamino disparó un sinnúmero de otros casos en la provincia, lo que a priori determinaría un estudio global de la problemática.

INFOCIELO

Responder

  • (no será publicado)