El FMI y el Banco Mundial instaron hoy a acreedores bilaterales permitir a países pobres suspender el pago de deuda para afrontar la crítica situación generada por la pandemia de coronavirus.

El pedido de ambos organismos apunta a favorecer a los 76 países más pobres del mundo para que así puedan obtener liquidez y evitar consecuencias mayores por la pandemia.

Según un comunicado conjunto, los organismos señalaron que la medida alcanza a unos 76 países que integran la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y son considerados «miembros vulnerables».

Responder

  • (no será publicado)