Los plazos fijos en pesos vienen recuperando terreno luego de haber sido fuertemente golpeados por la pérdida de confianza de los inversores, en un contexto de cepo cambiario y a pesar de la baja en las tasas de interés.

Luego de las elecciones primarias de agosto de 2019, los plazos fijos cayeron 7% en septiembre y continuaron con esa tendencia a la baja en octubre, volviendo a caer 5,8%.

En noviembre, los depósitos a plazo comenzaron un camino de recuperación: la tendencia en alza muestra un cierre positivo del 0,5% en ese mes, 2,6% en diciembre y 9,8% para este enero.

Se observa un aumento en las colocaciones mayoristas en pesos (mayores a un millón de pesos), los cuales aumentaron 115.168 millones de pesos, un incremento nominal de 16% en enero.

En tanto, los depósitos minoristas aumentaron 5% (25.745 millones de pesos) en términos nominales respecto a diciembre.

Responder

  • (no será publicado)