La pandemia de Covid-19 que se registra en todo el mundo causó que la gente esté encerrada para cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Los estafadores, ni lentos ni perezosos, aprovecharon la volada para embaucar a través de “cuentos del tío” a muchas de esas personas. Casi siempre se hacen pasar por empleados de la Anses para obtener datos personales y bancarios de los incautos -generalmente personas de avanzada edad- y, de esa manera, sustraerles el dinero de sus cuentas. En la provincia de Buenos Aires se registraron casos en General Villegas, Junín, Azul, Coronel Pringles, Olavarría, Bolívar, Trenque Lauquen y Tres Arroyos, entre otros distritos.

El modus operandi comienza en la mayoría de los casos con una llamada telefónica. Los timadores se hacen pasar por empleados de la Anses y piden a las víctimas que aporte datos bancarios o cambie la clave de su homebanking para, supuestamente, acceder al cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que otorga el Estado en el marco de la pandemia. En otras ocasiones la propuesta tiene que ver con la entrega de una Tarjeta Alimentar o incluso con un bono de combustible.

Así ocurrió, por ejemplo, en un caso en Azul ocurrido en abril, en el que una docente fue contactada por un sujeto que le ofrecía cobrar los 10.000 pesos del IFE y le pedía para ello los datos de su cuenta del Banco Provincia. La mujer, según contó El Tiempo, acudió a los cajeros automáticos del Bapro en esa ciudad y cambió su clave del homebanking BIP Provincia. De inmediato el delincuente se apoderó del dinero de las cuentas y hasta de un adelanto de sueldo que le había hecho gestionar a la maestra. La mujer, al darse cuenta de la maniobra, hizo la denuncia correspondiente. Allí actuó la UFI 6 y el trayecto ilegal del dinero pudo ser frenado.

Algo similar sucedió hace pocos días en Olavarría. En este caso, El Popular informó que el damnificado fue un hombre de 78 años, a quien llamó alguien que se identificó como un contador de Anses para que cobrara el beneficio de la IFE. Según lo que denunció el anciano a la Policía, terminó concurriendo a la sede del banco Nación de la ciudad, en donde a través del teléfono celular el estafador persona le explicó una serie de movimientos que tenía que realizar. Minutos más tarde, una vez finalizada la comunicación telefónica, la víctima descubrió que faltaban de su cuenta bancaria más de 200 mil pesos.

Mientras que en Bolívar otra persona terminó tramitando un crédito por un millón de pesos. Los hechos se sucedieron de la misma manera: llama telefónicamente un presunto empleado de Anses, la víctima sigue instrucciones y finalmente le transfiere el dinero al estafador, tal como publicó La Mañana.

Un detalle: este tipo de estafas con no comenzó con la cuarentena, ya que hay denuncias de casos similares en febrero de este año, cuando nadie pensaba en el aislamiento. Así pasó, por citar un caso, en Tres Arroyos, cuando una mujer denunció que un presunto abogado de Anses se contactó con ella para, supuestamente, regularizar unos datos. Lo que sí ocurrió desde el 20 de marzo es que los hechos se multiplicaron.

POR MENSAJE

No todos los embusteros llaman por teléfono. Los mensajes de WhatsApp son otra de las vías que usan para contactar víctimas. En General Villegas se alertó sobre un mensaje en el que se pide entrar a una web para recibir ayuda económica “del Presidente” y Tarjetas Alimentar. Este tipo de amenazas se denomina scam y consisten en que el futuro estafado entre a un sitio de Internet supuestamente confiable en el que se le piden datos personales. El texto, en este caso, se titula “Ayudas del Gobierno por motivos del Covid-19”, y asegura que “el Presidente ha ordenado la entrega de miles de ayudas para todos los ciudadanos, las ayudas incluyen Tarjeta Alimentar y hasta 50.000 pesos. Quedan disponibles 15.500 en ayudas, por lo que recomendamos hacer la solicitud lo más rápido posible. Ingresa con tus datos para consultar si tu ayuda ya está disponible”. Allí se pide entrar a “https://argentinagob.blogspot.com/?sh”, donde se solicitan datos personales y se pide instalar una aplicación también fraudulenta, tal como narra Diario Actualidad.

En tanto, desde Junín se difundió otra estafa que llega vía WhatsApp. Se trata de un mensaje en el que se ofrecen bonos de combustible gratis durante tres meses. Allí invitan a dejar datos personales para acceder a este beneficio, supuestamente provisto por la empresa Shell. No obstante, la firma informó en las últimas horas que “se está utilizando su marca e imagen para propagar esta campaña de captación de información de manera maliciosa”. El link malicioso que llega en el mensaje es “https://combustible.gratis/shell/#”. “Queremos manifestar enfáticamente que esto es falso y el sitio en cuestión no es una página de nuestro dominio”, afirmó la empresa en un comunicado reproducido por el Diario LA VERDAD.

RECOMENDACIONES

La Anses, la Policía y la Justicia, por su parte, difunden permanentemente información para que la población evite caer en estos engaños. Por ejemplo, desde Anses de General Villegas se insistió: “Anses no se comunica a través de llamados telefónicos pidiendo datos personales o bancarios. El acceso y cobro de los beneficios no requiere de ningún gestor o intermediario. En caso de recibir algún llamado sospechoso recomendamos hacer la denuncia correspondiente”.

Desde la Jefatura de Policía Distrital de Olavarría, en tanto, se difundió un comunicado en el que solicitan que se difunda de manera permanente un “alerta” a la comunidad “ante la constatación de reiterados llamados a personas, en especial de avanzada edad, quienes resultan ser vulnerables ante esta clase de hechos”. El objetivo, según se refirió, es “prevenir y desalentar esta modalidad delictiva, por parte de malvivientes, que utilizando el ardid o engaño, mencionan beneficios en Anses para solicitar datos de cuentas bancarias para realizar transferencias de dinero”.

Mientras que el fiscal de Azul y titular de la UFI 22 de esa ciudad, Lucas Moyano, fue más allá y filmó un video con recomendaciones. “Nosotros somos la llave que puede abrir la puerta para que los delincuentes nos estafen. Por eso, el poder está en nosotros”, sostiene Moyano en la filmación y añade: “Las entidades oficiales o Anses nunca, por teléfono ni por correo, te van a solicitar tus claves, número de cuentas o de tarjetas. Para el Ingreso Familiar de Emergencia no tenés que ir a los cajeros automáticos”. Agrega: “Tenés que tener presente que siempre el estafador es el que está apurado. Por eso, no dejes que te apabulle con el pedido de información. Ante la duda, colgá y consultá siempre ante páginas oficiales”.

Los consejos de Moyano, al igual que los que vienen de otros organismos oficiales, son básicos y útiles, pero si se tiene en cuenta que la epidemia de timos y timadores se expandió tanto como el mismo coronavirus, nunca está de más repetirlos. (DIB)

Responder

  • (no será publicado)