Pasadas las 16, Axel Kicillof aterrizó en la Quinta de Olivos para la reunión con Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta, que había llegado minutos antes. Como sucede cada dos semanas, el Presidente, el gobernador bonaerense y el jefe de Gobierno porteño se encuentran para definir los lineamientos de la nueva etapa de la cuarentena.

Nos tenemos que poner firmes porque esto no está funcionando”, aseguró el el jefe de Estado en una entrevista radial previo al cónclave, preocupado por la cifra de contagios registrados en los últimos 10 días.

El gobernador bonaerense y el jefe de Gobierno porteño coinciden en la necesidad de mantener la coordinación en el Área Metropolitana, aunque difieren en cómo debe continuar la cuarentena a partir del próximo lunes, argumentos que se plantearon cara a cara en la reunión de ayer, miércoles.

La actual etapa del aislamiento social concluye el próximo domingo, por lo que los tres gobiernos deberán definir si continúa la reapertura de rubros y actividades, si se extiende la fase actual otros 15 días o si se toman nuevas medidas restrictivas ante el aumento de casos de coronavirus. El anuncio, que volverá a ser encabezado por Fernández, Kicillof y Larreta, se realizará mañana.

Antes de está reunión, el Presidente analizó la situación epidemiológica del país –con el foco puesto en el AMBA– con el grupo de infectólogos.

Ayer por la mañana, Kicillof recibió a Larreta en La Plata. Si bien calificaron el encuentro de “productivo”, las diferencias entre ambas administraciones persisten. De la reunión que duró dos horas participaron también el vicejefe de la Ciudad, Diego Santilli, y su ministro de Salud, Fernán Quirós, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, y los ministros de Salud, Daniel Gollán, y de Seguridad, Sergio Berni.

Con un promedio diario de más de cuatro mil infectados, Kicillof arrojó sobre la mesa la preocupación del colapso del sistema sanitario. Si bien la ocupación de camas de terapia intensiva en la provincia ronda el 62%, desde el Ministerio de Salud bonaerense advirtieron que dentro de 15 días podría llegar a verse desbordado. Los especialistas que asesoran al mandatario provincial sostienen que no se deben permitir más reaperturas e incluso recomendaron restringir la circulación, aunque también comprenden la dificultad de implementar un endurecimiento estricto tras más de 130 días de cuarentena.

Antes de tomar una decisión conjunta, ambas administraciones coincidieron en monitorear los casos del miércoles y del jueves. En las últimas 24 horas se registraron 5.641 nuevos infectados, de los cuales 3.852 son de Buenos Aires y 1.079 de la Capital Federal.

Con un promedio entre 1.000 y 1.200 casos diarios, Larreta estaba dispuesto a continuar con la flexibilización de la cuarentena según el esquema de reapetura de rubros y actividades que organizó junto a su equipo. Además de la situación sanitaria, evalúa el margen de maniobra a partir del humor social y la profundización de la crisis económica.

Sin embargo, luego de la advertencia de Alberto Fernández, el mandatario porteño comenzó a analizar la posibilidad de habilitar únicamente la actividad de los negocios en avenidas de circulación, prevista para el lunes, y luego frenar otras nuevas aperturas.

Al término del encuentro de ayer, en diálogo con Télam, Kicillof dijo que “es muy difícil pensar que se puede hacer en el Conurbano algo distinto a lo que se haga en la Ciudad con estos niveles de contagio”, e incluso calificó de “un poco perturbador” pensar en la posibilidad de que se adopten estrategias diferentes “porque las situaciones son prácticamente idénticas y están conectadas” y el AMBA “es una zona sanitaria única, más allá de las divisiones políticas o jurisdiccionales”.

Desde el gobierno porteño informaron que Larreta analizará “si avanza en el esquema” de reapertura de actividades contemplado para la segunda etapa de apertura que debería comenzar el próximo martes con intervenciones en el espacio público y con la autorización para practicar deportes individuales amateurs, o “si estirará un tiempo”, también por solidaridad con la Provincia.

El esquema de flexibilización de la Ciudad continuó ayer con la apertura de peluquerías y centros de estética, y avanzaría con la vuelta a la actividad de los comercios situados en avenidas de alto tránsito a partir de la semana entrante a pesar de que el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva, si bien es de 63,5%, representa un 10% más que hace un mes cuando se volvió a fase 1.

No obstante, Kicillof insistió en que “aunque contamos con reservas, planes de contingencia y capacidad que no está a tope, los casos vienen creciendo y ahí es donde hay que apostar a que se cumplan los protocolos y las medidas de seguridad y sanitarias personales” porque “la única manera en que se puede evitar el crecimiento de contagios es evitando contactos”.

En Salud advierten que la ocupación de camas de terapia intensiva no crece a la par de los contagios porque un porcentaje importante de los últimos contagiados son personas jóvenes que logran recuperarse sin llegar a estar internados en el sector de mayor complejidad. De todas formas consideran que colapso sanitario es una posibilidad concreta en el corto plazo y que las medidas para evitarlo se tienen que resolver ahora para que los resultados se vean en 15 días.

Los especialistas en materia sanitaria de la Provincia proyectan para agosto un 91% de ocupación de camas si continúa el ritmo actual de contagios. Por lo que sostienen que si se endurece nuevamente la cuarentena como la que rigió entre el 1 y el 17 de julio, la ocupación será del 79%.

También se analizó que “en las clínicas privadas en la Ciudad, donde se atienden no sólo pacientes porteños sino también del Conurbano, la ocupación es cercana al 75%”, y que “hay un 15% de gente de CABA afiliada a PAMI que debe internarse en la provincia porque en la Ciudad no hay disponibilidad”, agregó Kicillof, recordando que de esto también se trata la “solidaridad”.

El gobernador enfatizó que “el crecimiento de casos que se registra se verá reflejado en la ocupación de camas, situaciones de gravedad y cantidad de fallecimientos” y apuntó que por ese motivo “hay que reducir el ritmo de contagio actual” y es “muy difícil pensar en una mayor movilidad”.

Con este panorama, el Presidente se reunirá este mediodía con el grupo de infectólogos que lo asesora. Kicillof mantendrá un encuentro virtual con intendentes para analizar la situación epidemiológica de cada municipio. Sin horario definido, por la tarde ambos se encontrarán con Rodríguez Larreta en Olivos para ultimar detalles de cara al anuncio de mañana.

Responder

  • (no será publicado)