La empresa La Nirva no porduce hace un año y el lunes amaneció cerrada. Los empleados acamparon en la puerta, denuncian despidos y aseguran que hace dos meses que no cobran sus sueldos.

La fábrica de los traidicionales alfajores “Grandote” y “Recoleta” corre peligro de cierre luego de un año sin producir. Se trata de La Nirva, ubicada en Lomas del Mirador, La Matanza, que este lunes amaneció con un candado en la puerta.

Los empleados acamparon en el ingreso del lugar, exigiendo respuestas ya que, aseguran, hae dos meses que no cobran sus respectivos salarios. Más precisamente, el promedio de lo que adeuda la firma, ronda entre los 85 mil y 100.000 pesos a cada uno. La semana pasada pagaron dos mil pesos por trabajador.

En el mes de octubre del año pasado cambió de firma, fue el grupo Blende quien adquirió la empresa La Nirva y desde ese momento frenaron su producción, según declaran los empleados.

Uno de los delegados, Marcelo Cáceres, contó al medio local Primer Plano: “Los nuevos dueños fueron cerrando líneas de producción sin ningún motivo, porque las ventas de estos productos se mantuvieron en el tiempo. Dijeron que era para reestructurar, pero lo primero que hicieron fue echar a 80 compañeros a los que ni siquiera les pagaron las indemnizaciones”.

“Ahora nos prometieron que comprarán insumos y volveremos a producir, esperemos que cumplan”, explicó el delegado, quien remarcó que más de 60 personas están en vilo ante la posibilidad de perder su trabajo.

Además, los trabajadores informaron que no tienen ART y, hasta hace poco, no tenían obra social. Pertenecen al sindicato de Pasteleros que comanda Luis Ramón Hlebowicz.

Responder

  • (no será publicado)