Los trabajadores de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) Seccional Hospital Fiorito de Avellaneda manifestaron su “profunda preocupación” ante un hecho de violencia que se vivió en la institución sanitaria debido a que el funcionamiento del laboratorio continúa suspendido para consultorios externos.

“En concreto, el día viernes 29 de noviembre, tomamos conocimiento de que un hombre enojado, rompió de un puñetazo la ventanilla de atención del laboratorio, presuntamente, porque no se están atendiendo pacientes de consultorios externos por falta de reactivos. Desde nuestro gremio, venimos denunciando un vaciamiento sostenido del hospital. Al mismo tiempo que advertimos que los trabajadores y las trabajadoras quedamos expuestos y desprotegidos frente a la inacción de la Dirección y de los funcionarios de turno”, indicaron.

“Cabe recordar que el laboratorio se encuentra en esta situación de parálisis producto de que recibió un presupuesto menor al solicitado por sus encargados. A pesar de lo descripto y de todos nuestros reclamos, la Gobernadora María Eugenia Vidal junto a las autoridades competentes no mostraron voluntad de resolver el suministro de materiales, poniendo en riesgo nuestra integridad física y vulnerando el derecho a la salud de los ciudadanos y las ciudadanas”, apuntaron desde CICOP.

Responder

  • (no será publicado)